FronteraTitulares

Cinco periodistas, cinco historias de periodismo Parte I

Este 27 de junio, los periodistas en Venezuela celebran un año más de labor y de lucha por la libertad de expresión, tradición que viene batallando desde los manuscritos hechos sobre papiros, pergaminos y papel, donde antiguas civilizaciones relataban lo que sucedía alrededor.

La fecha, se festeja gracias a la circulación del primero número del Correo El Orinoco, en el año 1818, creado por Simón Bolívar, con la colaboración de Germán Roscio, Francisco Soublett, Cristóbal Mendoza, entre otros.

A través de los años, el periodismo ha evolucionado de tal forma que los avances tecnológicos han servido para mejorar la información, ejemplo, internet y redes sociales, esto con el ánimo de salvaguardar los principios éticos y particularmente bajo la norma de irrenunciable de la búsqueda de la verdad.

El estado Táchira cuenta con una amplia lista de comunicadores sociales, y ante tal fecha, quisimos conocer sus experiencias, trayectorias y anécdotas. A continuación, cinco periodistas, cinco historias de periodismo.

 Periodismo en Venezuela: difícil, pero vale la pena

 La comunicadora social Lorena Bornacelly comenzó su carrera en 2013, cuando inició en el noticiero de TRT, ha trabajado para medios como 30 minutos, La Mega, y diferentes organizaciones. Actualmente es corresponsal de El Pitazo y el medio digital VPI.

A su juicio, hacer periodismo es reinventarse. “Aprender cada día cómo informar sobre cosas que pasan sin hacerlas cotidianas. El reto principal es informar y hacerle entender a la gente que lo que se le está mostrando es algo raro y extraño pese a que para ellos sea el pan de cada día” dijo.

También, quienes están en este momento ejerciendo están haciéndolo en circunstancias terribles, viviendo las mismas penurias que las personas que entrevistan, creo que quienes lo estamos haciendo estamos aguantando muchas cosas para las que no nos preparamos y en unos años el periodismo venezolano seguirá avanzando, evolucionando y reinventándose y de todo eso, los periodistas saldremos más fuerte” señaló.

 

Considera que el uso de los tecnología es el primer aliado del periodismo, ante el cierre de muchas puertas, el uso de redes sociales, a través de la tecnología lo que nos ha permitido seguir resistiendo y ejerciendo”.

 

Precisa que el periodismo atraviesa una crisis debido a la intolerancia y el rechazo a la libertad. “Los periodistas estamos haciendo todo lo posible y dándolo todo para trabajar. Hay quienes caminan largos trayectos para ganar sueldos bajos, otros quienes pasan horas y días en cola de gasolina, otros quienes aunque quieran, no logran avanzar porque la crisis sistemática no se lo permite. Es evidente que la falta de tolerancia hace que quienes tienen el poder de callar y censurar un medio o un periodista hace que casa vez queden menos espacios” apuntó.

 

Durante su labor ha sido amedrentada por civiles del oficialismo y encapuchados de oposición, no obstante, esto no ha limitado sus  ganas de seguir informando.

 

Como anécdota, recordó que personas que vivían en un refugio me celebraron mi cumpleaños número 25 con lechosa y melón porque fue lo único que pudieron comprarme. Eso me marcó y me encantó, en especial porque no me gusta ninguna de esas dos frutas, sin embargo, ese día las comí y las disfrute muchísimo” agregó.

 

“Mientras amen está profesión lograrán hacer lo que se propongan”

 

Desde hace 11 años, la licenciada Mariana Duque  ejerce el periodismo. Comenzó en diario Los Andes, es corresponsal de El Pitazo y Táchira Noticias.

 

En su opinión, ejercer en el país, es “un reto, porque es una lucha constante por sacar la verdad a relucir,  en medio de una dictadura. Y aunque la verdad no es absoluta, y lo que puede ser verdad para unos no lo es para otros,  en Venezuela es una realidad que hay una crisis humanitaria que llegó a límites extremos, personas muriendo de hambre,  comiendo de la basura,  pacientes que no se salvan porque no encuentran medicinas,  ciudadanos que ahora viven en una cola por gasolina y pare de contar, situaciones que sin duda son nuestra verdad, y es lo que Nicolás Maduro y su gente quieren ocultar” indicó.

Al ser consultado sobre cómo ve el periodismo en unos años, precisó que lo ve de dos formas, “de seguir la dictadura, terminará al servicio del régimen, porque ellos se encargarán de acabar con toda la prensa independiente que existe.  Si salimos de esto,  y volvemos a la democracia, veo un periodismo más humano,  dedicado más a los ciudadanos que a lo que diga el poderoso”.

 

Recordó que la universidad da la base sobre cómo escribir y hablar,   pero,  “el ejercicio es el que te enseña a enfrentarte a los riesgos, a tener la valentía de preguntar cuando todo es adverso a tí,  a llorar con el entrevistado,  a entender el mundo tal y como es”.

 

Piensa que las tecnologías es una Es una excelente oportunidad para llegar a las audiencias, “sobre todo en Venezuela cuando los medios tradicionales ya no publican todo lo que ocurre en el país. Las tecnologías, las redes sociales,  han permitido llegar a las audiencias necesitadas de información y vencer de una u otra forma la censura.  Además, también las tecnologías nos permiten saber en tiempo real lo que ocurre en el mundo, y que el mundo sepa de nosotros. Lo importante en esto es ser muy responsable, y antes de publicar algo de lo que no estamos seguros, confirmar. El tubazo se acabó, ahora se trata de ser más responsables, porque en un minuto algo que es mentira se puede hacer viral” apuntó.

 

El periodismo atraviesa una crisis, ¿a qué se debe esto?

 

“Si la pregunta es en Venezuela,  se debe a la censura y a la politización de los periodistas. La censura porque el Gobierno busca las mil excusas para cerrar medios,  asfixiarlos económicamente y persigue periodistas para que otros no se atrevan a publicar lo que ellos quieren ocultar.  La politización, porque hay colegas que siendo chavistas lo que hacen es defender políticos y siendo opositores también. En ese punto se acaba la crítica y se acaba la contraloría social que debemos ejercer.

Pensar que si expones algo malo que hace un opositor es caer en el juego del gobierno, en realidad te hace cómplice. Y descalificar a quien se atreve a decir la verdad en una nota,  exponga a quien exponga, te hace un pésimo periodista” puntualizó.

 

En cuanto a los amedrentamientos, recordó que el caso más relevante fueron las agresiones verbales del exgobernador del Táchira, José Vielma Mora, en  su contra, que llevaron a que sus militantes la amenazaran de muerte por redes sociales.

 

“Interpuse una demanda en el Ministerio Público, que nunca procedió.  Pero antes de eso,  una diputada de oposición del Consejo Legislativo negó unas declaraciones que me dio,  y la demanda que hicieron en su contra cayó en mí,  lo que me generó una imputación por difamación e injuria. Durante dos años estuve presentándome en Fiscalía, hasta que finalmente quedó todo aclarado porque tenía el audio y las notas publicadas”.

 

Posterior a ello, “también hubo censura hacia mí en el gobierno de César Pérez Vivas. Uno de sus asesores comunicacionales le dijo que un diputado chavista me pagaba para que yo sacara una página semanal sobre las discusiones de los partidos políticos pidiéndole elecciones primarias. Esa afirmación se la hicieron a mi jefe,  y lo amenazaron con quitarle publicidad de Lotería del Táchira si yo seguía escribiendo sobre ese tema,  el resultado fue censura. Al final,  todos sabían que si le pedían primarias y vieron los resultados electorales” acotó.

 

Cree que el reto del periodismo hoy día es vencer la censura, y a las nuevas generaciones les dice que “mientras amen está profesión lograrán hacer lo que se propongan,  en medio de las limitaciones que impone un gobierno no democrático, y la crisis económica. Trabajar con sinceridad,  es lo más importante”.

 

La anécdota

 

Gracias al periodismo entré a formar parte del grupo Te Propongo Paz,  integrados por periodistas que buscan ayudar al que lo necesita, con recursos propios. En diciembre del año pasado hicimos unas arepas y llevamos al Hospital del Seguro Social. Unos tres meses después conocí a una señora que estaba contando sobre su esposo,  él había estado hospitalizado. Cuando me dijo que en el IVSS y durante cuánto tiempo, le pregunté si estaba el día de las arepas. Su respuesta fue: “esas arepas me cayeron del cielo,  me comí dos,  no sabe el hambre que tenía”. Sus palabras me llenaron el alma.

 

Maryerlin Villanueva / @mayevillanueva

Comment here