FronteraTitulares

Cinco periodistas, cinco historias de periodismo Parte II

El pasado 27 de junio, Venezuela celebró el Día Nacional del Periodista. Fecha para conmemorar a quienes día a día luchan en búsqueda de la verdad y vencer la censura.

Algunos expertos  en el área comunicacional opinan que en el país hacer periodismo ya no es posible, debido a la alta confrontación política que viven los ciudadanos.

A continuación, la segunda parte de cinco periodistas, cinco historias de periodismo.

“No hay garantías para nadie y menos aún para los periodistas”

La comunicadora social, Eilyn Cardozo cuenta con 26 años de ejercicio profesional. Actualmente es la corresponsal del diario colombiano La Opinión, en el estado Táchira.

Considera que “hacer periodismo en Venezuela equivale a hacer una carrera de obstáculos con un grillete en el pie. Además de luchar contra la falta de vocerías, estadísticas y datos oficiales, también debe hacerlo contra la censura del Gobierno, la de sus propios medios presionados por el aparato gubernamental y contra su propia autocensura, pues es natural y comprensible que el miedo a ser detenido, perseguido o agredido le lleve a pensarlo dos veces antes de abordar determinados temas. Seguir haciendo periodismo en Venezuela requiere un fuerte compromiso ético y la firmeza de carácter necesaria para dar a conocer la verdad por encima de todas esas presiones”.

Considera que las tecnologías hacen la vida más fácil, “el acceso a las fuentes, la confrontación de datos, la transmisión de información, la inmediatez. Pero son solo herramientas que pueden usarse bien o pueden servir para desinformar, todo depende de la intención, la ética y la honestidad de quién se encuentra detrás del teclado” dijo.

Resaltó que los medios de comunicación atraviesan una crisis, “aunque parezca increíble, la libertad de información que reina en internet atenta contra la principal fuente de financiamiento de los medios tradicionales.  Ahora, la proliferación de los infociudadanos pareciera una amenaza contra el periodismo, pero volvemos al punto de la ética y la credibilidad. Abundancia no es sinónimo de calidad y mucho menos de veracidad, los infociudadanos constituyen una herramienta valiosísima para los periodistas y los medios, pero la credibilidad de las informaciones siempre va de la mano de la confirmación de un medio o un periodista que se hace eco de ellas y verifica lo informado” apuntó.

Con la situación país, señala que “no hay garantías para nadie y menos aún para los periodistas, sin embargo, como periodista existe el compromiso de informar a pesar de las vicisitudes del oficio y por honrar ese compromiso muchos colegas han sido vejados, perseguidos y hasta encarcelados”.

Como reto de periodismo, piensa que es “imponer la información veraz sobre los llamados «Fake news», cada día más abundantes en las redes sociales. El periodismo venezolano, debe mantener su papel de antipoder, sin arrodillarse ante las presiones del Gobierno o convertirse en defensores a ultranza de la oposición”.

A las generación de relevo les dice que amen lo que hacen, “hacerlo de la mejor manera posible, apegados siempre a sus principios y valores” apuntó

 

Periodismo: “acto heroico en Venezuela”

El periodista William Amaya, ejerce esta profesión desde 2013, es locutor, animador,  y actualmente dirige el noticiero Es Noticia Vzla, en Extasis 97.7 FM, de lunes a viernes en horas de la mañana.

A su juicio, hacer periodismo en Venezuela, es un acto heroico, “es ser la voz de las necesidades que cada vez se multiplican, es poder cumplir con la comunidad de ser responsable, hacer que las denuncias tengan eco, fundamento y que estén apegadas a la situación real”.

De no cambiar el Gobierno, augura un periodismo radicalizado en cuanto a información, “ya que la concentración de poder comunicacional va asfixiar las pocas emisoras, y va ser aún más difícil contar las historias, relatar las denuncias, hacer periodismo como se debe hacer realmente”.

Recordó que la universidad  brinda las herramientas para aprender a ejercer la profesión, fortalece la vocación y alimenta el criterio en observación y procesamiento de la noticia, pero cuando llegas a la calle, “te obliga a buscar otras formas de informar, de superar las limitaciones y obstáculos” precisó.

El uso de las tecnologías es la ruta de escape, el ancla a tierra del quehacer informativo señala Amaya, puesto que “hay muchas cosas aplicaciones, redes que han permitido que la noticia encuentra salida y sea visible. Las nuevas tecnologías han logrado que se multiplique la información y llegue a más personas, ante esto, ya no informamos a un grupo de personas si no a millones del mundo” acotó.

Por la conducción de su noticiero, fue citado por agentes del Sebin, días antes del concierto Aid Live Venezuela, esto, tras realizar una serie de entrevistas a la dirigencia opositora.

“Buscan evitar a toda costa que se muestre las noticias y que irradie las informaciones que les afectan” relató.

Emigrar es una opción, pero apuesta por Venezuela. “Debemos seguir sobreviviendo a la opresión, mantener los medios, protegerlos y alimentar la vocación y el espíritu de los catedráticos en las universidades” agregó.

La anécdota

“Mientras realizaba mis pasantías en Venevisión, realicé un reportaje sobre unas afectaciones en la vía hacia Capacho. Me coloqué en la fractura de la calle por sugerencia del camarógrafo para hacer un paneo y me resbalé, cayendo un metro abajo. Me llené de barro la ropa y luego de limpiarme pude hacer el amanece para el noticiero” acotó Amaya.

Apuesta por el libre desenvolvimiento del periodismo

Freddy Ramírez ejerce esta profesión desde hace casi dos años. Labora para la Televisora Regional del Táchira –TRT-, y la emisora Tamá.

Indicó que hacer periodismo requiere un gran sacrificio y vocación, “porque sabemos las limitantes que existen hoy día para poder ejercer cualquier tipo de carrera, es por ello, que ésta requiere de una gran dedicación y constancia”.

De acuerdo a las condiciones políticas y sociales del país, el periodismo lo ve mucho más censurado en unos años, “cada día más limitado y deteriorado porque se maneja una sola fuente y un solo tipo de información”, sin embargo, apuesta por un cambio para el libre desenvolvimiento del periodismo en Venezuela.

En lo poco que lleva ejerciendo, ha sido amenazado en protestas, tanto de oposición como del Gobierno. Recuerda una serie de agresiones como insultos a través de redes sociales, “así como partirme los vidrios del carro, lanzarme piedras, entre otras cosas, pese a que como periodista se busca la manera de ser lo más neutro posible” añadió.

“No podemos hablar de libertad de expresión cuando muchas veces te ves coaccionado de hablar de ciertos temas en los medios de comunicación. Creo en el periodismo ciudadano hasta cierto punto, pero, cuando comienza a invadir tu espacio de trabajo se convierte en algo malo” puntualizó.

La anécdota

“El día 22 de febrero, cuando deciden cerrar la frontera, mi equipo de prensa, entre ellos cuatro personas, nos quedamos del lado de Cúcuta y nuestras maletas se quedaron en San Antonio, ya que daríamos cobertura al concierto Aid Live Venezuela. Ante esto, nos toco esperar hasta tres días con la misma ropa y para retornar, tuvimos que buscar un trochero y a través de él  poder cruzar, tomando los riesgos que hubo en aquel momento para que los periodistas pudiesen retornar a Venezuela” concluyó.

Maryerlin Villanueva / @mayevillanueva

Comment here