IglesiaTitulares

Día del Seminario en Venezuela. Mensaje de la Comisión Episcopal

Comisión
En Venezuela, la Comisión episcopal del Clero, seminarios, vocaciones y diaconado permanente celebró el día del Seminario con la publicación de un mensaje, en el que se invita a los seminaristas «a abrir sus mentes y corazones para que durante su proceso de formación aprendan a configurarse a Cristo, sumo y eterno Sacerdote».

La Comisión Episcopal del Clero, Seminarios, Vocaciones y Diaconado Permanente hizo público un Mensaje con motivo de la Solemnidad de Pentecostés y Día del Seminario en Venezuela. En el texto, los obispos del país saludan a los seminaristas y les garatian su preocupación como padres y pastores, y la seguridad de sus oraciones. A los formadores en los seminarios, reconocen y agradecen su labor, como parte de su ministerio Sacerdotal, en la preparación de los futuros sacerdotes.

Puedes leer:

Felicitaciones a la Reina Isabel II por el 70º aniversario de su reinado

El Día del Seminario y Pentecostés

En la misiva, la Comisión recuerda, que en Venezuela, desde hace años, se celebra el domingo de Pentecostés el mismo día del Seminario. Los obispos hicieron coincidir esta celebración en el mismo día «cuando el Espíritu Consolador vino sobre el Colegio Apostólico», se lee en el mensaje, así, además de consolidar la obra iniciada por el «Maestro de nazaret, se les confirmó en la misión de salir a anunciar el Evangelio de salvación», se lee.

En el Mensaje dirigido a los formadores y seminaristas, se agrega que al conmemorar el Día del Seminario en Venezuela, «estamos poniendo bajo la guía del Espíritu Santo a los llamados a responder al Señor, para que tengan su fortaleza y puedan perseverar en fidelidad».

Te puede interesar:

¿Es malo que me guste o me enamore de un sacerdote?

Oración y apoyo a los seminaristas

La Comisión pide además a las comunidades eclesiales a orar y apoyar a los seminaristas, en lo que debe ser una tarea contínua. Y a los seminaristas, la Comisión les pide en su Mensaje, que abran sus mentes y corazones para que durante su proceso de formación aprendan a «configurarse a Cristo, sumo y eterno Sacerdote, desde la experiencia de ser discípulos del Buen Pastor», y se añade:

«Durante el tiempo de formación en el Seminario, han de tener abiertos sus corazones para que sea el Espíritu quien modele en Ustedes la imagen del Sumo Sacerdote. De hecho, “el Paráclito, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho”…. Imploramos de María su maternal protección. Que la luz del Espíritu les continúe iluminando y que el amor del Padre Dios les acompañe».

Comment here