26.4 C
Venezuela
sábado, febrero 4, 2023
HomeOpiniónUn análisis a los últimos 22 años de democracia (1999-2022)

Un análisis a los últimos 22 años de democracia (1999-2022)

Date:

NOTAS RELACIONADAS

El Papa Francisco pidió cesar la violencia en Sudán del Sur

En la peregrinación ecuménica de paz realizada por el Papa Francisco, pidió a las autoridades cesar la violencia En Sudán del Sur y de esta manera comenzar un proceso pacífico para la población.

Convenio Corposalud y Colegio de Odontólogos egresó a 18 higienistas dentales

Como parte del convenio establecido entre Corposalud y el Colegio de Odontólogos del Táchira, un total de 18 jóvenes recibieron sus credenciales como higienistas dentales durante un acto de graduación realizado este viernes en las instalaciones de Corposalud.

Evangelio de hoy

A continuación, primera lectura, salmo y evangelio de este tres de febrero.

Alerta en Panamericano por caso de dengue

Las alarmas se encuentran encendidas en el municipio Panamericano, luego que una niña de nueve años de edad falleciera por dengue.

Inamujer constituye Consejo feminista sectorial en Dirección de Educación

Con la instauración de un “Punto violeta” en la sede de la Dirección de Educación del Táchira, equipo multidisciplinario del Instituto Nacional de la Mujer – Inamujer, conformaron el equipo promotor rumbo a la consolidación del Consejo feminista sectorial educativo, en el marco de la instalación del Comité Estadal y Municipal de los Consejos Feministas de la entidad.
spot_imgspot_img

Pbro. Jhonny Alberto Zambrano Montoya

Fe creída, Fe vivida

El sistema democrático de 1978 a 1999 sufrió un proceso de deterioro, manifestado en el desprestigio de los partidos tradicionales y en la pérdida de credibilidad en las instituciones políticas fundamentales. Esto dejó un vacío que, en principio, trató de ser llenado por nuevos actores, que ofrecían nuevas posibilidades.

TRES PERÍODOS

Con el régimen político que ha gobernado Venezuela los últimos 22 años (1999-2021), muchos venezolanos, luego de la aprobación en diciembre de 1999 de una nueva Constitución Nacional anhelaban que se profundizara la democracia, pasando de lo representativo a lo participativo en la toma de decisiones, en el control de la gestión pública y en el mejoramiento de las condiciones de vida, con un mayor poder adquisitivo, seguridad social, alimentación, salud y empleo, elementos esenciales para salvaguardar la dignidad de la persona.

Esto lo buscó aplicar Chávez en su corto primer período presidencial (1999-2001), debido a que, el 30 de julio de 2000, ya con una nueva constitución, se realizaron las elecciones generales para relegitimar todos los poderes.

Le puede interesar: ¿Cuáles fueron las causas del debilitamiento de los partidos políticos en Venezuela?

Pero lamentablemente en su segundo periodo (2001-2007) la noción de participación que inspiró al socialismo del siglo XXI, dio un giro significativo, ya que su orientación era el pensamiento marxista-leninista, que aplicó al minimizar la democracia participativa, prescindiendo de instituciones de democracia representativa.

En su tercer periodo de 2007-2013, hizo presente el cuestionamiento a la democracia formal con un gobierno dictatorial, de asentamiento militar, el predominio del Estado, el centralismo, la creación de mecanismos de aparente participación, que en realidad fueron excluyentes, con la asfixia de los nuevos movimientos sociales y políticos.

ESTRATEGIA POLÍTICA

Los graves problemas que vive la población en la actualidad, son producto de la confianza en un mesianismo político que muchos buscaron para que salvase al país de la crisis, lo que reforzó el paternalismo y otras actitudes propias del anterior y cuestionado modelo político.

Esto generó también poca participación e indiferencia en el colectivo respecto al tema político, que venía siendo favorecido por el uso clientelar de las políticas sociales. Se debilitó el poder político de las organizaciones de base, comunitarias y vecinales, con la creación de células organizadas por el gobierno, para ideologizar y tener un control de las comunidades, en los famosos consejos comunales y comunas.

Otro elemento que se instauró casi como una cultura, fue la corrupción administrativa y social generalizada. Nacida de la difundida tolerancia de la trampa y el favoritismo, ella ha invadido muchos sectores de la sociedad, ha generado el descrédito de lo político, e incide en el gravísimo empobrecimiento del país, su práctica sigue presente en gran número de funcionarios públicos y civiles, facilitado por el debilitamiento de los organismos contralores.

ACTUAL PERÍODO

La crisis ha alcanzado una escala sin precedentes en la historia venezolana. Se ha producido el colapso del aparato productivo, incluyendo la bancarrota de la estatal petrolera PDVSA y el retroceso de los avances en bienes y servicios alcanzados en la modernización desarrollista del pasado. Sobre los escombros de la sociedad y de la República, la élite gobernante se empeña en permanecer de manera indefinida en el poder.

 En el 2013, muere Chávez, quien buscó instaurar un orden revolucionario y anticapitalista en lo económico y anti representativo en lo político, al desaparecer él y los recursos de la renta petrolera, principales soportes legitimadores de este proyecto, la élite profundizó su modelo autoritario, totalitario con ideal de perpetuarse en el poder, con Nicolás Maduro en la presidencia (2013-2022).

La situación actual de Venezuela es crítica, después de cuarenta años de democracia (1958-1998) y veintidós años en manos de este régimen dictatorial (1999-2022), nos encontramos frente a un gobierno inspirado por la ideología socialista, que miró como ejemplo al líder cubano y su revolución, que anteriormente quiso influir en Venezuela pero que no le fue permitido, y que tiene bajo su control actualmente todos los espacios de la vida económica, social y política del país.

El actual régimen ha provocado continuos enfrentamientos con la Iglesia católica y otros entes. Nos encontramos frente a un régimen político con alta inspiración centralista y autoritaria, que coloca en riesgo una democracia que costó tanto.

NUEVOS INDICADORES

Hoy tenemos unos indicadores de la situación actual de Venezuela que demuestran la ineficacia política de este régimen y la presencia de una crisis humanitaria, entre ellos: El empobrecimiento absoluto luego del boom petrolero más fabuloso que se ha tenido en la primera década del siglo XXI, la inseguridad alimentaria, el aumento en los riesgos de muerte y retrocesos en la sobrevivencia, la reinversión negativa de los logros educativos que se habían alcanzado, el no tener derecho al trabajo, la inseguridad ciudadana y el rostro más vulnerable la migración forzada en tiempo de crisis.

Quisiera presentar desde una mirada actual, una caracterización de este régimen que demuestra, el uso de la democracia como velo para ocultar el verdadero rostro de su ideología totalitaria, según el juicio de J.M. Matheus:

La ruptura entre lo formal y material, lo procedimental y lo sustantivo, entre lo descriptivo y lo prescriptivo. En esto la aparente legitimidad de este régimen termina siendo algo formal, procedimental y descriptivo cuyo fin es mentir en lo jurídico, económico y social. Lo importante no es realizar la justicia, sino aparentar el respeto a la ley, no es el progreso económico sino mostrar una percepción de mejora, no es erradicar la pobreza, sino que los pobres no se sientan pobres. Esto no es democracia, sino una sociedad esclava del parecer.

Lee también: El Papa: No puede haber desarrollo humano integral sin educación

La dominación, la injusticia y la mentira son las características de este régimen frente a las virtudes de una democracia como son la libertad, la justicia y la verdad. Por tanto, no hay orden ético para el buen vivir del venezolano.

El ser de la democracia es posible donde hay virtud y calidad humana entre pueblo y gobernantes. La democracia en Venezuela no subsiste porque el vicio y la indignidad se han apoderado de la vida del venezolano, donde se ha impuesto una ideología y el pueblo no ha sabido, ni ha podido luchar contra este mal.

El liderazgo oficialista, no hablamos de carisma o capacidad organizativa, sino de uno que no es viable para la acción política de una democracia, porque se ordena al mal moral, sus medios de acción son: la adulación diciendo lo que el pueblo quiere escuchar y la manipulación porque utilizan los bienes de los que son responsables para dominar y no para liberar al hombre en un desarrollo integral.

La tiranía de la mayoría y espíritu de partido. La revolución bolivariana es anticonstitucional, porque coloca al pueblo en cuanto soberano, sobre la Constitución, el orden jurídico y las instituciones representativas. El término democracia participativa que impregnó la Constitución de 1999, en la lógica revolucionaria era gobernar como mejor le parecía a Chávez en nombre del pueblo, sin regirse por los controles políticos y jurídicos. Para él solo era pueblo aquel adepto a su partido e ideología; por el contrario, no eran pueblo los ciudadanos que no apoyaran al régimen. No hay respeto a las minorías, y, por tanto, se carece de uno de los principios constitutivos de la democracia.

El reduccionismo electoral. El Gobierno ha arrojado legitimidad en los episodios electorales, con un aparato propagandístico donde se presenta que democracia es igual a elecciones y que elecciones es igual a voto. Unido a esto se ha separado elecciones y condiciones de justicia electoral, lo que produjo un ventajismo electoral blindando a la tiranía sobre el querer hoy de un pueblo.

CONCLUSIÓN: el actual gobierno no ha sido capaz de resolver los problemas estructurales que sufría la sociedad de décadas atrás y que hemos venido analizando. La sociedad venezolana fue moldeada en el siglo XX por una economía dependiente del petróleo, mercancía que requiere de un mínimo esfuerzo para ser extraída, pero proporciona una renta significativa que se obtiene al colocarlo en el mercado mundial.

Esta renta entra en las arcas del Estado y allí deben distribuirla a la sociedad a través de planes y criterios emanados de élites gubernamentales, por esto podemos decir, que Venezuela tiene un Petroestado, una estructura estatal moldeada por el negocio petrolero, que tiende a ser centralizado, ineficiente y corrupto.

Esta extrema dependencia al ingreso fiscal petrolero, condicionado por el precio internacional de este y la economía rentista, dio forma a una sociedad en apariencia moderna, pero donde el trabajo y su producto tuvieron poca relación. La renta moldeó una sociedad poco productiva con niveles de consumo impensables.

Parece oportuno agregar a esta caracterización LA ESTRATEGIA ANTI-POLÍTICA que el régimen que gobierna Venezuela ha utilizado y que Ramón Aveledo nos indica: la ilegalización de los partidos políticos, la manipulación judicial y por el poder electoral de la titularidad y la representación partidista, la neutralización de dirigentes y potentes candidatos mediante la inhabilitación política, la prisión – para enero 2019 eran 411 presos políticos –, judicialización, represión, persecución y destierro; asimismo, la restricción a la libertad de expresión y derecho a la información, la esterilización de la Asamblea Nacional y la manipulación del diálogo.

La sociedad venezolana frente al gobierno actual de N. Maduro, ha manifestado un total rechazo. Entre el 2014-2017 la confrontación fue abierta e intensa, pero de poco resultado para impulsar un cambio político. Entre el 2018 y 2019 prevaleció una atmósfera letárgica, de reflujo en la lucha entre su gobierno y la oposición. El gobierno no tiene reconocimiento ni legitimidad en la actualidad a nivel internacional.

Sin embargo, hay que reconocer que LA OPOSICIÓN también ha tenido sus errores y omisiones que han contribuido a que los planes del gobierno oficialista pueda desarrollarse, entre ellas tenemos: el retroceso de la unidad, su excesiva concentración en lo político y descuido de lo social y económico, algunas tácticas sin visión estratégica, incoherencias e improvisaciones en torno a las mesas de diálogo, la acción internacional no concertada, la organización y activismo inconstante e insuficiente y la emigración.

NOTAS RELACIONADAS

El Papa Francisco pidió cesar la violencia en Sudán del Sur

En la peregrinación ecuménica de paz realizada por el Papa Francisco, pidió a las autoridades cesar la violencia En Sudán del Sur y de esta manera comenzar un proceso pacífico para la población.

Convenio Corposalud y Colegio de Odontólogos egresó a 18 higienistas dentales

Como parte del convenio establecido entre Corposalud y el Colegio de Odontólogos del Táchira, un total de 18 jóvenes recibieron sus credenciales como higienistas dentales durante un acto de graduación realizado este viernes en las instalaciones de Corposalud.

Evangelio de hoy

A continuación, primera lectura, salmo y evangelio de este tres de febrero.

Alerta en Panamericano por caso de dengue

Las alarmas se encuentran encendidas en el municipio Panamericano, luego que una niña de nueve años de edad falleciera por dengue.

Inamujer constituye Consejo feminista sectorial en Dirección de Educación

Con la instauración de un “Punto violeta” en la sede de la Dirección de Educación del Táchira, equipo multidisciplinario del Instituto Nacional de la Mujer – Inamujer, conformaron el equipo promotor rumbo a la consolidación del Consejo feminista sectorial educativo, en el marco de la instalación del Comité Estadal y Municipal de los Consejos Feministas de la entidad.

DC.RADIO

RECIENTES

spot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

A %d blogueros les gusta esto: